miércoles, noviembre 24, 2010

Malasaña

Ayer noche recorrí el barrio de Malasaña (Manuela Malasaña heroína popular, fusilada por las tropas francesas en el levantamiento del pueblo de Madrid el 2 de Mayo)
Barrio en sus tiempos famoso por ser un lugar de encuentro de la juventud promotora del célebre Botellón.
Durante mucho tiempo, con enfrentamientos nada cordiales entre vecinos y los visitantes de fines de semana.
Es un barrio antiguo de Madrid con un encanto personal para mí.
Situado entre las casas de mis abuelas era el camino directo de una a otra sobre todo en fechas señaladas.
Linda con el barrio de Chueca, hoy plagada de tiendas características del barrio.
Como todo el mundo sabe, tiendas con personalidad propia, sean de ropa, libros o artículos de belleza, aparte de peluquerías para cortes de pelo imposibles etc...
Por lo que solo pasear y ver tanto escaparates como viandantes ya de por si el paseo es entretenido.
Por otro lado aun quedan rastros de los antiguos Baretos frecuentados por mí en una época concreta de mi vida.
En tiempos era un distrito con ciertas aspiraciones seudo-intelectuales, dado de que algunos vecinos de esa época, eran bien famosos cantautores o escritores.
De calles estrechas, sin edificios importantes, sus calles desembocan en la Gran Vía, y a las Espaldas de La Plaza España.
Como protegida de la vista de los visitantes y del resto de los ciudadanos de la Villa y corte.
La calle del Pez donde comencé mis correrías con la música, nada importantes por otro lado (más que nada, por no competir con Manos lentas Clapton) pero con muchas historias algunas divertidas a mis espaldas.
Esas calles pequeñas algunas en cuesta, han visto pasar las horas de muchos domingos de los comienzos de Lobo.
Las primeras novias, pocas, uno no ha sido propenso ni ha tenido el encanto suficiente.
Mis pintas ya en la época eran como para que las fans de los Bravos, Beatles y alguno más les llamara la atención
Mi hija lucha aun por conseguir fotos de la época (gracias a Dios, pérdidas convenientemente en alguna de las mudanzas familiares)
Pero para que los lectores se hagan una idea, mi pelo era lo más parecido a Jimy Hendrix o cualquier jugador de la NBA de la época.
Pantalones vaqueros, y cazadoras militares (compradas en el Rastro) pintadas por mi (lobos, una constante en mi vida)
Botas militares o cuando mis ahorros me lo permitían las celebres All Star (Converse para los más modernos)
Entonces nada fácil de encontrar en las tiendas, y caras como su pm.
Ahora las veo que las llevan hasta las señoras que van a por el pan los domingos por la mañana.
(Lo que cambian las cosas)
Esos y otros recuerdos vinieron a mi mente en un paseo rápido por el barrio
Curiosamente algunos de los edificios que recordaba, hoy están en manos de los pocos okupas que deben de quedar en Madrid.
Y me hizo pensar que después de muchos años, la gente que seguía habitando y acudiendo al barrio tenían por lo menos algunas ideas semejantes a las mías y la gente que acudía como yo.
Ácrata, agnóstico y bastante indómito según algunos.

4 comentarios:

Itxaso C.G. dijo...

http://nihilismoedulcorado.blogspot.com/

;p dijo...

perfecto...otro paseo por madrid... y por tu vida...genial.
besitos lobo

Anónimo dijo...

Bocinets de tardor......bocinets de nit.....bocinets de carrers......bocinets de moments.....bocinets de tu....bocinets...

Anónimo dijo...

muchos pedacitos son esos, juntos pueden ser un todo.